domingo, 9 de noviembre de 2014

una mentira hermosa.

un manantial
no es una ciénaga
oscura bajo los párpados
tampoco una excusa
con la que dejar de palpar
la propia carne
ni tan siquiera
el júbilo de un cachorro
hecho podredumbre

por fuerza debía parecerse
a este estar cayendo
hacia arriba
con un pulso nervioso
y las manos tan abiertas
continuamente

XVI / X.

No hay comentarios:

Publicar un comentario