lunes, 28 de julio de 2014

querer es no pertenecer al mundo.

(bombear debiera ser
únicamente
el acto de los cuerpos
al unísono cerrándose
y en flor abriéndose
sin más temor
que el de derramar
posiblemente
un pedazo de sí mismos
ante la expectativa
del reflejo arrebatado
y silenciado del espejo
del diario empapado
y compartido de la casa
de una mano sostenida
y contenida por entero
que quizá
ya nunca
algún día
llegara a acontecerse

pero jamás debiera
robarle el verbo al órgano
y ser causante
de un río de sangre
alimentado por toda
nuestra misma
carne
convertida en animal
que abandona todo raciocinio
hasta entonces
aparentemente
existente
para lograr así
exterminarse.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario