martes, 11 de febrero de 2014

Once, espejo.

regresa al cuarto
huir ya no es posible cuando sangra la querencia

la vuelta es la esperanza hecha suicidio
nubla ya todos mis trazos

retrocede al estómago olvidado
yo te devolveré el dolor aún caliente

sufro la atracción enfermiza
deformaré cada lirio en tu memoria

llora el desprecio de tu propia carne
yacer es despedazar delicadamente el ánimo
                                                         [a la mariposa

no conozco el ruego con el que callar tu hambre
tu ojo está cercenando mi corteza

abandona la caza y templa el ansia
sólo yo podré darte el olor fresco del repudio

obedeceré mi instinto y mancharé mis manos
merece el estallido resonar mi libertad

olvida el vuelo del pájaro revelador
con un solo pedazo clavaré mi tumor bajo tus uñas

sostener la angustia asfixiará al reflejo
si acabo de matarte por qué sigues mostrándome

No hay comentarios:

Publicar un comentario