lunes, 27 de enero de 2014

crónica de una huida anunciada.

el reloj marca las trece,
el avión se mueve.
día claro.
nervios templados.

baile frenético vestido de esófago.
no hubo descanso,
ayer,
ni terror,
madrugada,
ni tregua.

acelera
¿el esófago?
¿el vuelo?
soy pájaro.

maté la aleatoriedad sonriendo;
asiento dieciséis efe,
ala gris sosiego.

dejarse abatir,
cansancio
quizá
sueño
puede
calma
ojalá
futuro.

dejarse
punto
abatir

(trescientos sesenta y cinco Pont des Arts después;
27 de enero de 2013, 13:13.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario