domingo, 1 de septiembre de 2013

despojos.

juro que intento entender este espacio vacío
pero un martillo en mi estómago
y un baile precioso
al compás de la copa
en mi cabeza
se voltean las manos
buscando
dime tú el qué
bajo la carne

un dedo
los ojos de un búho mirándome
sin piedad posible
que agote la rabia
dos dedos
sus alas me cubren entera
ya no hay frío
pero consigo llover
de un modo distinto

sólo ha sido un minuto
cerrando la boca
y ahogando los ojos
en el fondo de agosto
grité en una voz que no es mía
sólo estaba soñando
con las manos
despiertas

No hay comentarios:

Publicar un comentario