jueves, 13 de diciembre de 2012

Trece de diciembre y jueves.

éramos el mapa trazado en tu espalda,
los dedos resiguiéndolo,
dibujando las vías para no encontrarse.

éramos el despertar inquieto y trágico,
los ojos persiguiéndose,
en grieta amarga convertida nuestra ausencia.

éramos la lengua aprendida en el orgasmo,
secreto a voces permitido,
danzando el cuerpo fruto de luz y de silencio.

éramos humo.
y apenas importaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario