martes, 28 de agosto de 2012

trois cent treinte-trois.

dime,
Noche,
por qué este llorar tan hondo
y en silencio

por qué esta lágrima tan perdida
y triste,
tan sin encontrarse,
tan sin motivo ni destino

por qué esta grieta,
este ovillo en la garganta,
esta soledad en la espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario