jueves, 2 de agosto de 2012

trois cent sept.

cuando aún los suspiros se antojaban causas perdidas
¿o éramos nosotros, los perdidos?

(y así tu piel se me enredaba en las sienes, 
vertiéndome retazos de pérdida, 
de hastío.
de no guardar valor para afrontarse.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario