miércoles, 4 de julio de 2012

deux cent soixante-dix-huit.

pensé que nada dolía más que el abismo.
me equivocaba.
su abismo,
su mirada perdida,
su lluvia,
duelen más que diez mil puñales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario