viernes, 6 de julio de 2012

deux cent quatre-vingts.

perderse;
qué tierno sonaba de esa boca,
de esos labios,
de esa Vida rota que era su impalpable ocaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario