martes, 17 de julio de 2012

deux cent quatre-vingt-onze.

que una voz se me clave en cada uno de mis dedos,
guardarla entre mis manos.

(todo para que alce el vuelo,
vuelva a huir,
perderla luego.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario