martes, 19 de junio de 2012

deux cent soixante-trois.

solía no pensar en toda aquella herida de mediocridad
que le sangraba en las manos.
pero siempre terminaba cayendo,
topando con ella.

y con todo ese olvido amontonado
sobre la cama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario