lunes, 6 de febrero de 2012

cent vingt-neuf.

quiso probar cómo sabían sus silencios
y se ahogó en un mar de dudas
quiso saber si alguna vez sus letras le pertenecieron
y terminó por maldecir la osadía de su propio ego
quiso entender el mecanismo del deseo
y ardió el retazo ebúrneo y virgen de su entendimiento

que nunca supo si debía adueñarse del sentir ajeno
ni si aquella otra alma
tan perdida como la suya
alguna vez siquiera le gritaba a lo lejos
esperando recoger su eco
lleno de tiempo entrelazado en ambas manos compartidas

No hay comentarios:

Publicar un comentario