miércoles, 8 de febrero de 2012

cent treinte et un.

olvidarse

del mundo y su desvivir tan doloroso
del despertar y su pronta grieta en la cordura
del corazón y su latir tan desdeñosamente fútil

olvidar(se)

No hay comentarios:

Publicar un comentario