lunes, 20 de febrero de 2012

cent quarante-trois.

pensar en momentos infinitos
no es sino pensar(te) en cada uno de mis gestos,
de mis miedos,
de las huellas ya marcadas con tus letras y
esa ausencia que ojalá no llevara tu nombre.
doler un aleteo de sonrisa
no es sino doler(me) la imposibilidad de compartirse,
tenerse, regalarse.
de desvivirse.
pues perder no es sino ganar(nos) en olvido
para siempre y sin remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario