lunes, 21 de noviembre de 2011

cinquante-deux.

crujir y romperse
recomponerse
y
vivir
ésa era la vida en sus costillas
ése el vaivén constante
péndulo
carente de sentido
ésa era la esperanza que nunca supo palpar

No hay comentarios:

Publicar un comentario