sábado, 8 de octubre de 2011

huit.

reía sin cesar,
ocultando el mortecino abismo de su ser.
y descubriéndose frágil y mortal a su parecer,
lloraba para olvidar.

ansiaba huir y escapar,
trazando huellas en un camino que no alcanzaba ver.
mas sólo por no saberla ni un instante desmerecer,
se negaba a abandonar.

su inocencia se veía ya entonces dolida,
pendiendo de un hilo rahído y oscuro
que a punto estaba de darla por vencida.

sollozo que clamaba inseguro,
miedo iracundo y rabia desmedida
hacían predecir cuán negro sería su futuro.

1 comentario:

  1. Esta entrada en concreto me ha tocado algo muy dentro, como una época de mi vida muy muy pasada...
    Me gusta muchísimo :)

    ResponderEliminar