jueves, 29 de septiembre de 2011

CCCLXV

promesas de alguien remoto en tu conciencia y cordura, hechas hace un año.
año de indecisiones, números romanos e (in)sensibilidades.
locura gratuita al alcance de unos pocos, quizá de nadie más que aquélla que perdura en mi esternón, llenándome cada vacío con su bombeo incesante de inmediatez mágica, desconocida. única.
trescientos sesenta y cinco.
un año vida y sueño.
y la pequeña África es consciente y capaz de percatarse de su propio logro y cambio. sus ejes han volado, en espiral y nunca en picado (aunque así lo pareciera), tan violeta intenso magia y rojo vida y sangre como nunca.
cerrando así un ciclo, dejando hueco a otro nuevo.
memorias de un camino andado.
memorias de volátiles susurros tiernos en la piel
.
.
.
memorias de una África tan maga y viva como nunca antes lo había estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario