sábado, 24 de septiembre de 2011

CCCLX

¿cómo tenía que decirle que quería comérsela con algo más que no fueran los ojos?
los detalles se le escapaban y el descaro se corría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario